Archivo de etiquetas| Don Quijote de la Mancha

Una hoguera de libros según Pedro Sánchez Merlano

Sanchezmerlano

Pedro Sánchez Merlano nos ha entregado una ficción que escribió a propósito de la hoguera en la que Don Quijote quemó libros. Se la presentamos:

Titulación olímpica de la gloria o Dulcinea sin calcinar

- Mis enemigos me enternecen y la lluvia de las sílfides apenas es un aguacero que me moja.

- A esta hora uno se deprime más de los acostumbrado.

-Todo lo que hacen mis enemigos me gusta.

-Las hemorroides de Rutherford me indicaron los centros del átomo.

- Antonia Orto me tiene loco desde que se fue a Argentina a estudiar teatro.

- El marido habla de pulp, ignorando que el orto es el pulpo de todas mis desdichas

- ¿A qué te refieres, Sancho?

- A la ínsula.

- Itaca, querrás decir.

-No, Laputa quiero decir; esa isla voladora donde experimentan con caca.

- Cuéntame qué avances científicos han desarrollado.

- Han descubierto que todo se va a la mierda. Se basan en las teorías estéticas de Adorno.

- Pero ¡Cómo es posible que una teoría estética tenga prelación sobre el pensamiento positivo!

-Porque son negativos como los neutrones y verás mierda compuesta de neutrones.

- Antimateria…

- Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

- Claro: Porque somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos.

- Así mismo: La materia fecal es un universo plagado de estrellas.

- Estrellas clavadas en la caca.

-No, están hechas de hidrógeno clavado en la nada, eso es peor que cualquier caca.

- Es hora de la hoguera graduada en 452 grados Farenheit.

-¿Y Dulcinea?

- Ella será la primera calcinada.

- Y nuestros puertos ¿cuándo?

-Cuando convoquen a los navíos para la expedición a Troya.

- Entonces ¿somos troyanos?

-No, sólo anos, querido Sancho.

- ¿Como el pulpo de orto?

- Como todo. Como el amor. Como la princesa Micomicona. Como Cervantes y los reyes magos.

- Dulcinea ha escapado ¿A quién vamos a quemar?

- A los Cervantinos

Cuando Bradbury apareció en “Don Quijote de la Mancha”

las-columnas-de-cyborg-julio-coll_MLA-O-2594096924_042012

Los intentos por incorporar la ciencia ficción a la literatura canónica del idioma español comienzan a hacerse más regulares; hace unos años esto no era tan común y, si bien la literatura no se reduce a una carrera de caballos donde cada uno dice “Yo escribí esto mucho antes que la mayoría…” o “Yo leí ese libro hace diez años, cuando nadie lo conocía ni alababa…”, sí es de reconocer el arrojo de Julio Coll   por haberse atrevido a unir a Bradbury con Cervantes en los setenta, en pleno auge de una literatura en español que apuntaba a otros objetivos. Además hizo una historia cuya ejecutoria recuerda mecanismos urdidos por Borges – quien había elogiado  “Crónicas Marcianas”-, poniendo en evidencia, hasta parodiarlas, las afinidades, gustos y ambivalencias de los más candorosos “cervantinos” que se dedican a quemar lo que no les satisface:

No sé si Bradbury estuvo o no en Filipinas;

ni si un chino exiliado le dibujó nunca un

tatuaje en su espalda; ni si dicho tatuaje re-

producía a escala, los ya famosos “canales”.

Sólo sé que Ray Bradbury estuvo en Marte.

Esto me consta: ¿De donde, si no, habría

obtenido tanto material auténtico para sus

deliciosas y poéticas Crónicas marcianas…?

El tatuaje

Ray Bradbury denunció el robo de los originales de su famoso libro Crónicas marcianas, después del accidente que tuvo en su automóvil al perseguir lo que él creyó ser un OVNI. Rápidamente acudió a la Policía. Se interrogó a toodos los vecinos. A todos los amigos y enemigos del escritor. Los periodistas describieron el robo en son de burla, dando por supuesto que se trataba de una Venganza Extraterrestre. “Algún marciano-decían- sintiéndose aludido, determinó la ida a la Tierra; proyectó el aterrizaje en algún lugar cercano a la casa del escritor, y procedió al robo, previamente calculado con todo detalle. Luego, descargando las cuartillas en ese enorme crematorio que es el sol, los manuscritos ardieron a nivel de los 451 grados Fahrenheit.

Leer Más…

Algunas ilustraciones de Don Quijote hechas por Dalí

La relación de Dalí con Don Quijote ha generado distintas exposiciones. La fascinación del artista catalán por el hidalgo de La Mancha no sólo desembocó en ilustraciones, también hay esculturas como el conocido Quijote sentado. A continuación, como muestra, mostramos algunas de esos trabajos de ilustración que Dalí también realizó con “Alicia en el país de las maravillas” (Acá podrás ver las imágenes):

 

Cinco documentales o películas sobre Don Quijote

 

El hidalgo don Quijote y Miguel de Cervantes Saavedra son la misma persona. Doré pensó en Cervantes para dibujar a Alonso Quijano.  El detalle de que Cervantes fuera manco no es suficiente para discernir las diferencias entre el autor y su personaje. Han sido infructuosos  desafíos como los de Pierre Menard para escindir al autor y al personaje que ha urdido; Menard, al final, incurre en el manido adjetivo de “quijotesco” al volver a enunciar la novela de Cervantes.

A continuación colocamos documentales y películas sobre el libro que, según la versión de Cervantes, fue es una traducción de una obra escrita en árabe por Cide Hamete Benengeli, un hombre que semejaba una berenjena o, al menos, eso sugirió Sancho Panza:

1- El caballero de la triste figura (1992) Director: Manuel Gutiérrez Aragón:

Leer Más…

%d personas les gusta esto: