La ciudad de los animales avisorada por Jules Supervielle

Supervielle

Jules Supervielle fue el último de ese tridente de poetas francouruguayos encabezado por Jules Laforgue y continuado por Issidore Ducasse o “El conde de Lautréamont”. Su nombre, el de Supervielle, aún retumba en las calles de las urbes del cono sur pues es el de un banco, advirtiéndonos el destino bursátil que también pueden tener los poetas. Les presentamos un poema llamado “La ciudad de los animales”:

La ciudad de los animales

La puerta se abre, entra una cierva,
pero esto ocurre muy lejos,
no nos aventuremos en ese terreno
evitemos un suelo evasivo.

Es la ciudad de los animales,
aquí no entran humanos.
Zarpas de tigre, cerdas de puerco
brillan en la sombra, deliberan.

No intentemos penetrar allí
nosotros que escondemos más de una bestia,
peces, iguanas, gavilanes
que querían todos mostrar la cabeza.

Saldremos arrastrando
un aire de tigre, una aleta natatoria,
o la trompa de un elefante
que nos pedirá de beber.

Nuestra alma nos sería arrebatada
y la dulzura de nuestro cuerpo.
Necesitaríamos toda la vida
llorar en nosotros un hombre muerto.

Tomado de Faunética. Antología poética zoológica panamericana y europea. Traducido por Víctor Manuel Patiño

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: