El papel higiénico de Gilberto Ramírez Santacruz

Por José Manuel Silvero

Fotoguarango

En el año 2008, la BBC celebraba el hecho de que unos emprendedores españoles hayan decidido llevar adelante un curioso negocio; el papel higiénico literario. Su principal mentor, Raúl Camarero, quien dirigía una compañía de teatro, escribió una obra titulada “Emprendedores”, que giraba en torno a una empresa que imprimía clásicos literarios en papel higiénico. La obra obtuvo una buena crítica y fue merecedora de un premio en el Festival de Teatro de Sevilla. Entonces, autor e intérprete decidieron transformar la ficción en realidad. El producto incluye fragmentos de obras clásicas, teatro, poesía así como de textos sagrados del Budismo y la misma Biblia.

Un año después, el escritor japonés Koji Suzuki publicó su novela Drop (gota en español) y utilizó también el papel higiénico como soporte. Tanto aquel como éste, vendieron en cantidades considerables. Drop, en poco tiempo vendió más de cien mil copias convirtiéndose en un verdadero best-seller. La historia de terror acontece en un baño japonés y ocupa exactamente 88 centímetros de papel repitiéndose 34 veces en cada papel higiénico.

Luego de referirnos a estos dos ejemplos, la obra del conocido escritor paraguayo Gilberto Ramírez Santacruz adquiere un valor superlativo, por razones varias. En primer lugar por la fecha de publicación; 1990. Es decir, un escritor paraguayo se adelantó casi dos décadas a los citados más arriba. En segundo lugar, la osadía y el valor de publicar un poemario en rollos de papel higiénico en el seno de una sociedad profundamente traumatizada por una historia contradictoria en términos higienistas, es verdaderamente loable.

La anécdota que el mismo Gilberto consigna a manera de presentación, da cuenta de algunos detalles de la mierda y la gestión de la misma en el Paraguay. Comenta el autor de Esa Hierba que nunca muere; El Maleficio, entre otros conocidos textos, que su hermano Gregorio le insistió para que publicara en papel higiénico sus poesías, pues, de esa manera lograría vender más y de paso, serviría para que sus lectores lo usen en caso de necesidad. Gilberto no asumió tal posibilidad hasta que en una oportunidad ocurrió lo siguiente. Ante la visita de un pariente que rogaba al escritor obsequiarle un libro autografiado y así lucirse con el fetiche ante los demás parientes y amigos del pueblo, Gilberto accedió a la petición y regaló uno de sus libros al visitante. Al cabo de unos años, el autor decidió devolver la cordialidad y realizó una visita al pariente. Luego de una larga marcha de unos buenos kilómetros, nada más arribar a la casa del pariente el escritor experimentó unas ganas de evacuar, hecho que hacía urgente el uso de la letrina. Sorpresa!!! El escritor se encontró en ese momento tan grato con su poemario colgado de un alambre y deshojado más de la mitad. Ese día también el autor deshojó su propia obra y decidió escuchar a su hermano Gregorio y además, seguir dando razones a su pariente …y publicó Poemas descartables y otros baladíes. Asunción: Editorial Emiliano.1990, en formato papel higiénico.

Al optar por dicho papel, el autor construye una metáfora en pleno auge del neoliberalismo económico salvaje (los noventa) y denuncia la manía de “hacer todo” con la única condición de que redunda en ganancia financiera. Todo pasaba por las ganancias, incluso la poesía. De esa forma, toda expresión poética se ubicaba muy lejos de la lógica de las inversiones para convertirse en puro gastos para el sistema. Entonces, Gilberto pone en cuestión el valor de los libros, de la palabra, de la expresión y desobedece lo “normal” violentando el orden pactado en cuanto a soporte de las letras. Más allá de su simple contenido poético y literario, simula un producto útil o utilitario, que en última instancia, si no sirve para ennoblecer las almas, serviría al menos, para limpiarse el culo.

El poemario de Gilberto es un anuncio y adelanto de lo que años después sería visto y tenido por cursi y progre. Cuando nadie osaba tan siquiera imaginar, el papel higiénico ya era libro en el Paraguay.

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: