Iris y Dédalo, un cuento de aventuras escrito e ilustrado por los hermanos Gallego.

 

Manuel García Pérez

@ManuelGarciaOri

reseña

 Cuando conocí personalmente a los hermanos Gallego me sorprendió su talento creativo, su compromiso con el arte y la humildad con la que asumían su capacidad para crear y competir actualmente en un mercado tan complejo como el del diseño creativo.

 

  Dentro de ese compromiso con el arte y el dibujo, su reciente trabajo, Iris y Dédalo (Editorial Alamut), refleja la visión personal y autónoma de un mundo propio donde se entremezcla la influencia del cine de animación japonés y esos rescoldos de un Disney primitivo.

 

  Bajo el guión de una historia de aventuras, con una estructura de cuento tradicional de carácter oral, los hermanos Gallego trabajan con dos personajes, dos buscadores de dragones, Iris y Dédalo, para sumergirnos en un mundo lleno de inquietantes encuentros con lo desconocido, con pueblos extraños y seres fabulosos, rescatados de una Edad Media fílmica e idealizada.

 

  Los trazos rotundos de unos dibujos cerrados, sin ambigüedad e imprecisiones, simétricos, de formas ovaladas y con texturas llamativas en cuanto al color, hacen que Iris y Dédalo sea un libro atractivo para los niños, pero que también pueden disfrutar los adultos. Porque la historia, no exenta de guiños irónicos, y la secuenciación dinámica de las viñetas, vertiginosa en algunas páginas, reproducen esa herencia filmográfica que prodigiosamente el libro adapta según vamos leyendo y disfrutando de la ilusión que fabrican las ilustraciones.

 

  La textura de los contrastes de color, la condensación armónica de espacios y protagonistas, el imaginario de máquinas y dragones, por ejemplo, contribuyen a esa verosimilitud propia de la fantasía infantil donde lo imposible, lo inaudito, acaba por ser acertadamente visible y probable en nuestra realidad. Lo lúdico, el acertijo, la acción veloz y los espacios inexplorados son algunos de los tópicos significativos que hacen de Iris y Dédalo una fábula de héroes contra villanos, con pocas pretensiones didácticas, salvo la de perseguir a los abusadores de dragones y revelarnos la intrépida carta de bitácora de lo que promete ser un proyecto más ambicioso. Enhorabuena, Emilio y Jesús.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: