Smoke: historia de la ciudad a través de la fotografía.

Reseña de Wanda Uribe Villa

smokeauggie

Smoke, la película, cuyo guión pertenece al reconocido escritor Paul Auster, se desarrolla en la gran ciudad de New York, una ciudad emblemática porque si no pasa algo allí, entonces no pasa en el resto del mundo. Es además reconocida por sus millares de habitantes como una ciudad llena de historias, que todo el tiempo se intercambian una con otra, haciendo la historia general de la ciudad, una historia rica en versiones en las que todas armonizan para presentar el monstruo que representa New York City para todo el mundo. Similar a la historia de New York, es la historia de la fotografía que nos menciona Walter Benjamin en “Breve historia de la fotografía”. Son diferentes formas, diferentes caminos que se toman para un mismo fin que no llega a ser el mismo para todos, sino que cada uno, emplea una técnica diferente, para un resultado asimismo tan extraordinario como su proceso, en el caso de las historias que se desarrollan en la ciudad, cada persona tiene un modo de ver la ciudad que a su vez convierte su historia dentro de esta extraordinaria.

abbott_bernice_115_1984

Atget por Abbot

Así como Berenice Abbot descubre a Eugene Atget, un fotógrafo anónimo, que fotografía la cotidianidad de su ciudad sin darse cuenta de que lo que está haciendo es uno de los mayores aportes a la fotografía: la fotografía de postal. Con  estas fotografías emblemáticas de una ciudad, está creando su ciudad a través de fotos y cuenta la historia de ésta a través del método que en principio no fue considerado arte sino un servidor de éste,   entonces creó piezas de arte a partir de la vida de su ciudad y la consideró digna de fotografiar inmortalizándola a través de su obra. De la misma manera Paul, el personaje de Smoke , descubre a Auggie, que, casualmente está desarrollando una de las doctrinas que se utilizan mucho en la fotografía contemporánea: la toma de fotografías a un mismo objeto/sujeto en diversos momentos, creando un álbum personalizado de aquella cosa o persona. También Auggie hace de su ciudad una historia, presta la historia de esa esquina y la convierte en un emblema, en algo digno de fotografiar, convierte el lugar en el que pasa todo el mundo todo el tiempo, en un lugar digno de pertenecer a un recuerdo, a una foto, y asimismo, de pertenecer a alguien, como cuando Paul reconoce en una de sus fotografías a su ex esposa muerta, la recuerda a través de la fotografía de Auggie y se siente dueño de esta al evocar un recuerdo que es solamente suyo pero que ahora debe compartir con su amigo pues este también compartió su pertenencia, su foto, su recuerdo, con él. Es entonces la fotografía un método para hacer de los recuerdos algo propio, crea nostalgia e inmortaliza momentos que tal vez pueden ser irrelevantes en el recuerdo pero que al pasar por el filtro de convertirse en una imagen, tienden a convertirse en momentos históricos, se verifica su existencia a través de la historia y así se acumulen, crean un imaginario de lo que pasó en un lugar determinado.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: