La mirada indiscreta de Susan Sontag

{_ Por Wanda Uribe Villa _}  

la ventana indis

La mirada de Susan Sontag, casi obsesiva por el hecho de observar a través de una cámara como un órgano que se extiende y que alcanza a los otros, llega a representarse casi con exactitud en La ventana Indiscreta, una película dirigida por Alfred Hitchcock en la que un fotógrafo aventurero, queda en estado de reposo al romperse una pierna, sin embargo, su interés por la observación de lo que hay a su alrededor, en vez de cesar gracias a su estado de movilidad reducida, aumenta hasta el punto de espiar todo lo que hacen sus vecinos a través de su ventana, extiende su órgano de potencia, su ojo, a través de la cámara y los alcanza de una forma que jamás hubiese imaginado, conoce la soledad de unos y la alegría de otros y también descubre un crimen, haciéndose partícipe, según la mirada de Sontag en su texto En la caverna de Platón, de éste por el sólo hecho de observar y no hacer nada, sin embargo, la historia da un giro inesperado cuando él le cuenta a su compañera sentimental y a su enfermera todo lo que ha visto y ellas funcionan también como una extensión de sus brazos y piernas, pues cruzan el umbral de comodidad en el que se encuentra el fotógrafo y se involucran en la escena de lo observado.

A través de  la imagen nos podemos comprometer con una causa, guardarla para nosotros, crear un dominio sobre esta, una relación de poder, pues si tengo la foto de este o de aquél en la billetera o en el celular, siento que me pertenece, siento que su esencia está conmigo, a través de una imagen, en la sociedad del momento, el texto de Sontag tiene muchísimo más sentido que entonces, pues ahora el mundo está plagado de imágenes que vemos y recopilamos en nuestras mentes todos los días, pues el cerebro nunca olvida, y almacenamos en nuestros ordenadores, en nuestros álbumes virtuales, en las plataformas de internet, haciendo de éstas imágenes un espectáculo casi placentero para ver, pues es bien sabido que ahora, con todas las redes sociales virtuales que existen, es muy fácil llegar a conocer a alguien a través de imágenes, podemos saber cuándo fue una persona a un lugar sólo con acceder a su perfil público en Facebook, podemos saber lo que siente o cree, a través de Twitter. ¿Pero nos están dando estas redes una pista real sobre lo que es una persona o nos estamos imaginando a alguien y lo construimos a través de estas leves impresiones?

Situando al chismoso, al observador, al mirón, al fisgón, del lado del fotógrafo en la pieza de Hitchcock, es él quien crea una realidad de sus vecinos (amigos de Facebook) a través de las imágenes que puede obtener de ellos, pero en el caso real, en el que no es la película, el observado también tiene oportunidad de convertirse en observador y devolver la mirada a su stalker, de fisgonearle también sus gustos y crearse un personaje a partir de las imágenes que éste comparte a través de su perfil, entonces somos todos observadores y observados, tejiendo una complicada red de fisgones en la red, de chismosos.

El S.XXI es el siglo en el que cada uno de nosotros podemos tener esos 15 minutos de fama que explicaba Warhol, nos podemos convertir en grandes influencias para otras personas y podemos obtener disgustos o aplausos (likes) a partir de la primera estupidez compartida en la mañana. Conocemos posiciones políticas de todo el mundo, a veces nos importan, a veces no, sabemos dónde estuvieron o están cada uno de nuestros amigos porque en su afán y en el nuestro también de compartir un lugar en el que se ha estado o se está para obtener un estatus en la sociedad, damos pistas de todo lo que hacemos, pero ¿qué tal si quien está al otro lado de la pantalla, observándonos, crea una imagen de asesino en potencia de nosotros? Somos entonces todos asesinos y asesinados, todos tenemos la capacidad de convertirnos en ese fotógrafo y en sus vecinos, pero en este caso apuntándole a éste también con sus telescopios, disparando a su cara y conociendo sus  secretos íntimos, permitiendo también que éste nos conozca a partir de su órgano extendido.

Genesis te está viendo

Genesis te está mirando

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: