Archive | enero 2015

El síndrome del pedestal (vigesimocuarta entrega)

Virgilio

Les presentamos un nuevo capítulo de “El síndrome del pedestal”, la novela escrita por Ernesto Zarza González, acá podrán leer la entrega anterior:

XXIV.

 

-Fantasmas que rondan por el Infierno de Dante-. Círculo cuarto (Avaricia y prodigalidad).

 

 “¡Oh mente humana, ignorante del hado y de la suerte futura, tan fácil de levantar por la fortuna próspera y que nunca sabe en ella guardar mesura!”

VIRGILIO, ‘La Eneida’.

 

            Mateo pensó que sería un mentecato, así fuera poco original de su parte, si no se sumaba al negocio con el nuevo co-propietario de “Mi Recoveco”. Sabía que estaba en la necesidad de conseguir dinero, pues sentía que se estaba volviendo viejo y que no había cumplido con las metas que se había impuesto al llegar a la Argentina procedente de Paraguay. Las cosas estaban tomando una mejor cara: habían arreglado el negocio, la bandera de Independiente Santa Fe le dio paso a una de Peñarol de Montevideo, llegaban muchos más clientes, en su mayoría amigos de su asociado, quien era conocido por el alias de “El Brasileño”, a pesar de ser uruguayo de nacimiento.

           Extrañaba la presencia de Enrique y de Eduardo, que no habían vuelto al negocio (Enrique le dijo, en una ocasión en que se encontraron en un restaurante, que “Mi Recoveco” perdió el encanto, que no era el sitio al que iban tranquilos a hablar con calma, que se había convertido en un pandemonio que se la pasaba repleto de personajes  ebrios y de mala catadura a los que no conocían y que les resultaban muy desagradables, a pesar de los esfuerzos que Lucas hizo cierta vez de presentarles algunas personas y de hacerlos sentir bien. Enfatizó el desconcierto que sentían al decirle que estaban “como los borrachos habituales de Moe, el cantinero de Homero Simpson, cuando éste clausuró la taberna para abrir una discoteca para esnobistas, guardadas las proporciones”), aunque era consciente de que, si bien las conversaciones que con ellos mantuvo le hacían falta, estaba ganando dinero y nada era más importante que eso.

Leer Más…

Florilegio Martínez se engalana con Mozart

El mozart con gafas biónicas de los florilegios

El mozart con gafas biónicas de los florilegios

 

Florilegio Martínez, cultor de la crítica acendrada de José María Vergara y Vergara mamaba vergas y chupaba culos todos los viernes en el Tacon de la empanada.

Esta tarde estival se enteró por una llamada que tampoco había ganado el premio nacional de Narrativa. Enfurecido llamó a su cuñada, Doña Estercita de Madarriaga, para que le diera el teléfono del gerente de una de las fábricas patrocinadoras de tan magno evento literario: La colita feliz. Este emporio había sido hecho a pulso y préstamos abusivos por una cofradía de unos judíos sionistas devenidos en illuminatis que sabían que la mejor manera de tener bórrego-mátrix era por medio de inoculaciones anales. De modo tal que fundaron una compañía de papel higiénico.

Una vez se comunicó con el gerente, don Jacobo Rothschild, Florilegio Martínez dijo:

  • ¿Que como así que como así que como fue? (Salsa choque) ¿Cómo es eso que no gané, si de mis libros todos dicen que de lo malo  solo sirven para limpiarse el culo?
  • Por lo mismo, hombre
  • No entiendo, ¿porqué es lo mismo?
  • Los mismos ganarán siempre a eso me refiero.
  • Yo creo que hay lagarto encerrado.
  • Nada de lagarto, pendejo, lo que pasa es que si publicamos su libro por ser el ganador, todo el mundo se va a empezar a limpiar el culo con él, y nos quiebra, mano.
  • Usted lo tiene apretado y lo voy a vacilar peor que un prestamista gota a gota judío.
  • A mí no me venga a asustar, que de maldiciones judaícas yo sí sé, que estudié la cabalah por más de 40 años, y n o hay libro más brujo que el Zohar.

En ese momento la charla se convirtió en una divagación metafísica y semítica que no viene al caso. Lo más importante fue que Florilegio Martínez se deprimió muchísimo, y en el Tacón de la Empanada bailó solo La Tusa de Integración Casanova. La última de ellas, vino con caída y vomitada incorporada. Sus ojos atiborrados de lágrimas lo conminaron a volver a su casita a sentarse a su computadora y ver el amado cholotube mientras ponía Leck mich im Arsch la más egregia composición del maestro Wolfgang Amadeus Mozart:

Bésame el culo!
¡Alegrémonos!
¡Quejarse es inútil!
Murmullar, mascullar es inútil,
es la verdadera cruz de la vida,
mascullar es inútil,
¡murmurar, mascullar es inútil, inútil!
¡Así que estemos contentos y felices, alegres!

Chicharrón Wéstern, el fanzine de Altais

Nuestro amigo y habitual colaborador, Pablo Pérez (Aka Altais) ha hecho su primer fanzine, el que tenemos el gusto de  compartir junto a  su experiencia.

Publicado originalmente en: Periodista Ilustrado 

Conozco en buena medida la gloriosa historia del fanzine y el importante papel que tuvo en vanguardias ahora polvorientas, en movimientos juveniles ahora entrados en la edad adulta, conozco sin duda la reverencia con la que en Medellín y Bogotá se habla del fanzine y el fanzinero. 

Sé de las leyendas forjadas alrededor de sesudos artistas que optaron por dar la espalda al éxito en el mundo editorial y abrazaron con heroísmo estoico la efímera naturaleza del fanzine… Blah! Hasta he visto ese documental de bajo presupuesto que habla de la gloria que poseen, y  no hemos sabido apreciar los mortales, ese puñado de hombres que desde hace 20 o 25 años se vienen echando flores a sí mismos por las páginas dibujadas en medio de borracheras. Sí, he visto ese documental que tiene más de onanismo que de
documento…. Y para que no haya confusiones no estoy hablando de
Grapas, hablo de A La Postre Subterranea.

 
 
Nunca había sentido interés por conocer y estudiar las posibilidades que el fanzine, como medio, ofrece a tantos idealistas de la tinta. Lo cierto, es que mi interés como autor de cómic ha pasado por utilizar las posibilidades que el entorno digital me ofrece, así, el 95% de mi trabajo está pensado para ser publicado, distribuido y degustado
en digital… ¡Pero qué diablos! 
Dije, y me puse en la tarea de hacer un fanzine.

Leer Más…

Rodrigo Lira o el poeta topo de Chile

Lira

Hay fuerzas insospechadas que  nos habitan hasta ahitarnos y convertirnos en sus títeres; los pensamientos empiezan a ser manejados por ellas y nos preguntamos: ¿por qué estaré tan vuelto mierda?

Ni mil masturbaciones nos ocasionan el sueño. Ni los más intrincados crucigramas confirman nuestra inepcia. No hay un gesto definitivo: la interminable postergarción renueva el cansancio y, por tanto, a las menudas desdichas que nos hacen viejos.

Esas fuerzas imperceptibles para quien es apropiado por ellas, resultan evidentes para muchos de quienes rodean al poseso. En el documental “Rodrigo Lira: topología del pobre topo”, un psiquiatra y la madre del poeta suicida, dan sus explicaciones en torno a la vida de ese hombre que pasó como una tormenta emitida en programas-concurso de aquel Chile empobrecido y sin muchas pretensiones de querer ser del “primer” y falso mundo. Disfruten pues de este topo desorientado y shakespereano.

Y para el que quiera más amargura: acá podrá leer “Proyecto de obras completas” de Rodrigo Lira con un prólogo escrito por Enrique Lihn.

 

Canciones tristes de William Burroughs

300px-WilliamBurroughsCD

 

Todos los días nace una estrella pop, pero ninguna con una voz tan aterradora, como la crepitante garganta de William S. Burroughs.

Dead City Radio fue un álbum que grabó el viejo, acompañado de varios artistas, entre ellos Sonic Youth.

 

Posteriormente, Burroughs grabaría otro álbum junto a Kurt Cobain (leyendo el poema the priest that they called him)

También trabajó  con Tom Waits, en la música de la obra de ópera “The Black Rider” de Robert Wilson.

Leer Más…

Abducciones, literatura Boliviana y Liliana Colanzi

Por María Paz Rodríguez
liliana colanzi la ola
A Liliana Colanzi la conocí el año pasado en el lanzamiento de Los Muertos de Álvaro Bisama. Carla, la mujer de Álvaro, nos presentó, y ese mismo día, nos regaló un anillo con un gran diamante azul con forma de corazón. “Ustedes son parecidas, creen en las mismas cosas”, nos dijo ella. Casi un año después de eso, tuve la suerte de leerla. Estaba en el destino, teníamos que compartir un anillo con un diamante azul. Creemos en las mismas cosas. Carla tenía razón.
La Ola (Editorial Montacerdos) es un libro de cuentos; 7 para ser exactos. Y desde el principio, la prosa de Colanzi te abduce en su forma de enfrentar cada historia. Realmente estás ahí, con ella; observando y captando lo que sus protagonistas sienten. La autora se mueve segura. Sabe donde va. Rompe los esquemas y se conecta, como medium, con una voz profunda, que le dicta secretos proféticos que aquí nos son revelados.

Leer Más…

XPZ 457, por Edison Delgado

254

El escritor ecuatoriano Edison Delgado ha escrito desde análisis políticos hasta novelas, pasando por relatos y poemas. Sus últimas inquietudes lo han ido acercando a la Ciencia Ficción y, más exactamente, a la posibilidad del sexo entre humanos y alienígenas. Pueden visitar su blog: Rincón de poetas extraterrestres. Les presentamos uno de sus poemas, lleno de placeres y desventuras siderales:

Verte desnuda junto a mi
verte desnuda al amanecer
verte desnuda después del baño
saborear tu desnudez cuando te amo
adorarte cuando te chupo el ano
besarte mientras me amas
todo eso sólo hace que te ame más
que te necesite más
vamos que se acaba la noche
sigamos haciendo el amor toda la eterna noche
verte desnuda comiendo sobre la cama
llevarte vianda tras vianda y saber que aún chiro igual me amas
que te acurrucas junto a mi
porque temes el futuro incierto
todo eso no hace más que te adore más
verte desnuda examinar mis libros
verte desnuda suspirar de aburrimiento
soportar ardorosamente todo mi peso
mirar al techo cuando ya no quieres más
todo eso no hace más que te adore más
primero nos hacemos amantes y luego nos presentamos
así es como se estila ahora el amor con pasión
vamos que se acaba la noche
sigamos haciendo el amor toda la eterna noche.

A %d blogueros les gusta esto: