Tag Archive | Ciencia Ficción

Hacia una compresión del cableado misterioso: neurociencia y premonición, dos contrarios que se unen en la Tercera Ley de Clarke

cerebrofuturo

Por Víctor Rivera

 

Este ensayo breve pretende generar una serie de preguntas a partir de la hipótesis hecha por Arthur C. Clarke en su Tercera Ley, según la cual “cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”, en relación con la posibilidad de que futuros estudios del cerebro, logren captar y medir los procesos cerebrales involucrados en situaciones que hoy en día siguen siendo un misterio. Como se sabe, la Tercera Ley de Clarke aparece en un ensayo publicado en un libro de 1973, titulado Perfiles del futuro, en el cual se pretende describir las fronteras o los límites de lo posible en un mundo futuro regido por grandes avances científicos.

Por lo tanto, podría llegar una época en que se sepa lo que ocurre en el campo electromagnético del cerebro en relación con fenómenos experimentados en diversas culturas, y que ancestralmente se han relacionado con hechos mágicos. Esto quiere decir que fenómenos como la clarividencia, la telepatía o la capacidad de premonición ligada con rituales religiosos, tradiciones místicas o viajes chamánicos, serán en su momento comprendidos por la ciencia en una comprobación real de ese campo que hasta ahora los antropólogos han relacionado con el pensamiento simbólico.

Cabe señalar que la hipótesis sólo hace parte de este ensayo y que Clarke, al indagar los límites de lo posible se protege de especulaciones. De esa manera en el capítulo Cuerpo y cerebro, presente en el libro ya mencionado, aclara lo siguiente, ignorando voluntariamente campos en los cuales considera innecesario ensayar hipótesis:

En las especulaciones siguientes voy a ignorar, adrede, todos los fenómenos llamados paranormales y parapsiquicos. Si existen y llegan a ser controlados, podrán dominar el futuro de toda la actividad mental y cambiarán los modelos y normas de la cultura humana de una manera que somos todavía incapaces de predecir. En la situación actual de nuestra ignorancia tales predicciones o elucubraciones nos llevarían a la pesadilla del misticismo. Los poderes ya conocidos de la mente son tan escalofriantes y maravillosos que no hay necesidad de invocar otros nuevos.” (1)

Es evidente el respeto que Clarke tiene por la ciencia, como reputado escritor de ciencia ficción hard, conoce bien las fronteras de las hipótesis científicas. Sin embargo, no niega la posibilidad de que lo que hoy es impensable se de en el futuro, por medio de hallazgos que se adelantarían a lo que hoy conocemos como misticismo. Su Segunda Ley parte precisamente de una aclaración: “la única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un tanto en el terreno de lo imposible.” (2)

En este punto, y en aras de aclarar la propuesta de este ensayo, es oportuno indagar en qué van los estudios neurocientíficos. Si la teoría evolutiva del cerebro, desde su origen y desarrollo biológico, está de acuerdo con que la complejidad neuronal y la capacidad craneana de albergar una masa grande de células, han sido el resultado de una paulatina adaptación del organismo, según se presentaban necesidades frente a entornos cambiantes. Si esta complejidad neuronal alcanzada con el tiempo es tan alta en el ser humano como producir memoria y conocimiento capaz de predecir el futuro a partir de leyes matemáticas, utilizando las mismas capas neuronales que predicen inconscientemente hechos de la vida cotidiana como la piedra que no vemos, pero esquivamos en el camino. Si esto es así, ¿no sería cuestión de tiempo, para que las investigaciones neurocientíficas logren relacionar predicción en el sentido reflejo, con premonición como un tipo de predicción más profunda, generada a partir de capas cerebrales donde opera el subconsciente, y que contrario a las leyes físicas y las predicciones producto de la experiencia y la memoria de hechos factibles, son hasta ahora imposibles de comprender o de medir en términos científicos?

Leer Más…

Apuntes sobre La Transformación de Kafka

19145822_10154503399190264_7739133391870010509_n

La mejor y más kafkiana portada de La Transformación en español

Tradicionalmente se ha traducido La Transformación de Franz Kafka como La Metamorfosis (incomprensible, pues el alemán tiene su propia palabra para metamorfosis ––Die Metamorphose–– , pero como dice Borges, tal vez se tratara un guiño romántico para Ovidio) para así ocultar lo apenas evidente que resulta La transformación como literatura marica (digo marica para rescatar la palabra española ya que ahora se emplea el término queer que hasta la novela de Burroughs la han preferido dejar así queer que la primera traducción que era marica y allí precisamente Burroughs habla de cuando se dio cuenta de que era una marica, “una maldición, que siempre ha estado en la familia, todos los Lee somos unos pervertidos” -Cronenberg coge este bello paisaje y lo introduce en su adaptación de Naked Lunch junto la espectacular historia de la muerte de Momo el marica – y el paralelismo entre estas dos obras con La transformación de Kafka es evidente como historia de ciencia ficción).

Toda la lucidez que desborda Mario Vargas LLosa al hablar de las Mil noches y una, la olvida o pierde al abordar La metamorfosis.  Vargas Llosa lee como “realista”, La Transformación de Kafka, pues para él lo “único” extraño que sucede en la historia es el súbito cambio del personaje central de ser humano a insecto; ya que el resto de la historia se continúa como una escena terriblemente realista. ¡Cómo si este cambio fuera poca cosa! Es más, la historia del autor de Praga se ajusta perfectamente a los cinco elementos que deben componer un relato fantástico, según los criterios de H.P. Lovecraft en Notas sobre la escritura de Ficción Extraña.  Y lo que para el Nobel peruano hace de La transformación un relato realista, es apenas una condición para lo que Lovecraft debe generar un buen relato extraordinario o sobrenatural: 

Los cuentos sobre eventos extraordinarios tienen ciertas complejidades que deben ser superadas para lograr su credibilidad, y esto sólo puede conseguirse tratando el tema con cuidadoso realismo, excepto a la hora de abordar el hecho sobrenatural. Este elemento fantástico debe causar impresión y hay que poner gran cuidado en la construcción emocional; su aparición apenas debe sentirse, pero tiene que notarse. Si fuese la esencia primordial del cuento, eclipsaría todos los demás caracteres y acontecimientos; los cuales deben ser consistentes y naturales, excepto cuando se refieren al hecho extraordinario. Los acontecimientos espectrales deben ser narrados con la misma emoción con la que se narraría un suceso extraño en la vida real. Nunca debe darse por supuesto este suceso sobrenatural. Incluso cuando los personajes están acostumbrados a ello, hay que crear un ambiente de terror y angustia que se corresponda con el estado de ánimo del lector. Un descuidado estilo arruinaría cualquier intento de escribir fantasía seria.

Como la terrible transformación que acaece sobre Gregorio Samsa es de orden sobrenatural, aunque tampoco se niega en ningún momento que pueda deberse a una causa singular o desviación de una ley natural (Kafka era lector de Darwin, por lo que a veces me encuentro tentado a arriesgar mi propia adaptación con un título tan sugestivo como La mutación, pero como con la metamorfosis, la mutación tiene su propia palabra en alemán y sería viciar ya demasiado a Kafka de mi propia Weltanschauung) , se puede apreciar el texto más allá de la clásica lectura como “literatura de lo absurdo” o “existencialista-psicológica”, como un texto emparentado con la tradición de la literatura de ciencia ficción (entendida como género de lo extraño) que aborda personajes paranormales.

Puede parecer escandaloso para algunos llamar a Kafka un autor de ciencia ficción, por lo mismo que autores como Carlos Gardini señalaban que muchos “se levantaban de la mesa” al sugerir que Borges escribía CF:

Hay gente que se levanta ofendida y se va de una mesa redonda cuando se dice que (Borges) escribió CF. Y los temas son los mismos, sólo que él los escribía diferente. Funes era un paranormal. Tlön existe en algún universo paralelo.

Entrevista con Carlos Gardini
Alejandro Alonso y Eduardo J. Carletti

La Transformación de Kafka, en ese sentido, es tan propia de los temas de la ciencia ficción, como Funes el memorioso, El hombre menguante, El hombre demolido, La mosca o cualquier otro monstruo de Einstein.  Que una visión canónica de la literatura se resista a que un autor tan serio y europeo como Franz Kafka se encasille en el mismo cajón que cualquier otro mutante de cultura popular, no es nuestra principal preocupación.

 

 **

 

Lo primero que se debe considerar al emprender una adaptation de Die Verwandlung de Kafka es si seguir el consejo de los puristas de inferir “una suerte de anagrama semántico númerico” (como lo llama Selnich Vivas) y que el mismo Janouch le expresa a Kafka sobre el cryptograma Kafka en Samsa, hacer lo mismo con GREGOR.. o respetar una tradición de lectura que surge desde la  primera  traducción (falsamente atribuida a Borges), llamando GREGORIO al personaje… por amor a Kafka, al falso Borges (citando nuevamente a Vivas que tomó como cierta la traducción de Borges: Quien lee la traducción de Borges no está leyendo directamente a Kafka, sino al Kafka que redactó Borges) al grupo Chaski y a los ovnis de Huancayo, creo que GREGORIO es el nombre más apropiado y bello para el personaje de La transformación. 

 

**

He estado leyendo La Metamorfosis en mi casa y la encuentro pésima.
Diario de Kafka

***

Me está gustando más la historia detrás de la metamorfosis que la misma metamorfosis.

**

¿Es acaso delicado y discreto hablar de bichos en la cama con la familia de uno? No es usual en la buena sociedad, ya ves que malos modales tengo.

Kafka a Janouch

***

Tengo que terminar la metamorfosis o la metamorfosis termina conmigo.

 

***

Acá sobre la aberración de muchas carátulas (aunque debo decir que la de Rey Naranjo tampoco es que sea muy buena, de hecho es ridícula. Esa edición de Panamericana es desastrosa, traducida sin ninguna clase de compromiso o gusto por el autor, sencillamente sin sustancia, lo único que rescato es el artículo de Vivas, aunque comete el error de creer en el mito de la traducción de Borges):

No quiero restringir su autoridad (la del ilustrador) pero solo para hacer una sugerencia basado en mi mejor conocimiento de la historia: EL INSECTO NO PUEDE SER DIBUJADO. NI SIQUIERA PUEDE SER MOSTRADO A LO LEJOS. Si yo pudiera hacer una sugerencia para una ilustración escogería aquellas escenas en la que los padres y el administrador de la oficina (según mi propia traducción y no disque “gerente” como esa horrible traducción a la que me he referido) están en frente de la puerta cerrada, o los padres y la hermana en la habitación del lado con las luces prendidas, mientras está abierta la puerta de la otra habitación completamente a oscuras. Kafka a la compañía editorial Kurt Wolff 

********

Estoy escribiendo una novela sobre un escritor de ciencia ficción que para ganarse el pan tiene que adaptar la metamorfosis de Kafka para niños pero solo consigue pesadillas de una infancia tormentosa y un futuro que llamar apocalíptico sería muy rosita. También con fragmentos de Orwell y un aislamiento incomunicativo tipo Beckett. Creo que será una novela que muchos tacharán de pretenciosa.

 

Fuentes:

El kafkiano caso de la Verwandlung que Borges jamás tradujo https://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero10/borg_tra.html

The Metamorphosis. Franz Kafka. Translated and edited by Stanley Corngold. 1972. Random House, Inc.

La Metamorfosis. Franz Kafka. Traducción Marta Kovacics. 1996. Panamericana Editorial.

La escritura del otro Qaphqa. Selnich Vivas Hurtado. Dentro de: La Metamorfosis… 1996. Panamericana Editorial.

Notas sobre la escritura de Ficción Extraña.

Entrevista con Carlos Gardini
Alejandro Alonso y Eduardo J. Carletti

“EL AMOR LOCO” DE REBETEZ, UN RELATO Y UNA SALVACIÓN DE LA RUTINA

ZitCrbm1

René Rebetez

“EL AMOR LOCO”, UN RELATO Y UNA SALVACIÓN DE LA RUTINA

Por: Sharon Alejandra Mariño Alfonso

El propósito de este escrito consiste en analizar las categorías expuestas en el cuento “El amor loco” del autor colombiano René Rebetez en torno a las distinciones que establece entre lo humano y lo artificial. Para abordar los principales planteamientos del escritor indagaremos por los aspectos estructurales y temáticos de su obra,  con el fin de identificar aquellos interrogantes propios del género de la ciencia ficción que, más allá de problematizar las condiciones de Tiempo y Espacio, buscan acercar experiencias que cada vez parecen más cercanas.

1134

“El amor loco” es uno de los cuentos que componen la colección Ellos lo llaman amanecer y otros relatos (1996), en él su narrador autodiegético se nos presenta como un escritor encargado de enviar mensajes al pasado mediante un dictado, que bien podrían compararse con las notas de voz que se graban para que después de un tiempo considerable reanuden el trabajo, o para que dejen algún punto claro en medio de la confusión. La diferencia es que Klunk se comunica con un pasado de más de mil años de distancia con el objetivo de estudiar lo que él denomina “la peste sentimental”, producida entre 1930 y 1960. El trabajo de este personaje consiste en aproximarse al tipo de manifestaciones afectivas que tuvieron lugar en estos años, y de los que concluye que “nunca el amor ha sido tan equívoco y la función sexual tan interferida por los sentimientos como en aquella época” (p. 108).

Aunque el mecanismo a través del cual se realiza el puente entre una y otra época no se establece más que por el uso de electrodos y cables que conectan el personaje a una gran computadora, las escasas referencias a esta manera de desplazarse y la facilidad con que se realiza dan cuenta de lo sencillo que resulta asociar esa clase de dispositivos (máquinas, motores, controles, etc.) con una tecnología capaz de comunicar una generación que habitaba la tierra con otra que seguramente merodea en el espacio, recordemos que ya para ese entonces los viajes en el tiempo eran uno de los temas más frecuentes en la ciencia ficción. Suponemos así que no fue por desconocimiento, que Rebetez pasó por alto la minuciosa explicación de este mecanismo, sino que su interés no radicaba tanto en abordar los aspectos técnicos del viaje en el Tiempo, como en la intención de explorar los límites entre lo humano y lo artificial.

Sabemos que la función de Klunk no sólo se reduce a la contemplación de una época lejana, ya que su deseo por redimir algunos errores de su propia vida constituye el principal motivo de su búsqueda en el pasado, lo que nos permite reconocer que dada la cantidad de años que han transcurrido desde sus recuerdos más remotos, hasta el momento presente en el que se dedica a escribir, el protagonista es más próximo a lo que podríamos identificar a un ciborg que a un humano. No obstante, las constantes referencias a los miembros de su cuerpo, (como su epidermis, manos, codos y hasta genitales), desmienten cualquier intento por asociar a Klunk con un organismo cibernético. Pero nos equivocamos si consideramos que la anatomía es lo que diferencia a un hombre de un robot, o que lo característico de un robot es su cableado eléctrico.

Dina, quien supervisaba los dictados que hacía Klunk, era una científica que trabajaba en el laboratorio de cibernética adjunto a la facultad de medicina y con quien el narrador sostuvo una larga relación. Su trabajo consistía en estudiar las múltiples posibilidades del cambio de órganos humanos por sucedáneos cibernéticos, ofreciéndose ella misma como donante para las pruebas hasta que cada uno de sus órganos fuesen reemplazados:

“toda ella, aunque idéntica a la Dina original, era ahora un engendro de metales y de plástico. Su apariencia no había cambiado y su salud era inmejorable: estaba destinada a una relativa inmortalidad” (p.117).

En ¿Qué es la ciencia ficción? (1977), Yuli Kagarlitski dedica un capítulo para rastrear algunas de las obras del género que más han profundizado en los cambios físicos a los que el ser humano se ha sometido con el fin de perfeccionar su cuerpo. Cita un artículo de H. G. Wells publicado en 1914 en donde el autor británico admite que difícilmente podría ocultar un horror indescriptible frente a un “caballero preparado” al que se le ha extraído casi todo el contenido del abdomen y realizado una serie de modificaciones, aun sabiendo que esto ha incrementado su capacidad intelectual y emocional. (1977; p. 215). En el caso de Dina vemos que la sustitución de sus órganos por dispositivos mecánicos no sólo la hacen más hábil, sino que demuestra que a diferencia de Klunk, las emociones no ocupan un lugar relevante ni constitutivo en ese modelo de “ser humano”.

Este intercambio entre lo que podríamos considerar característico de cada especie (la humana y la mecánica), nos permite identificar en el relato de Rebetez que el límite que separa nuestra percepción de lo humano y lo artificial cada vez se hace más difuso. Si bien la legitimidad de las emociones son incluso discutibles en el ser humano, resultan ser más nobles en un robot, que reconoce su incapacidad de ser un hombre y menos reprochables en un humano, que se oculta entre cables y partes cibernéticas.

BIBLIOGRAFÍA

Rebetez, R. (1996). Ellos lo llaman amanecer y otros relatos. Bogotá: Tercer mundo editores.

Kagarlitski, Y. (1977). ¿Qué es la ciencia ficción? Barcelona: Ediciones Guadarrama.

 

La ciencia ficción árabe por Cristina Jurado

CristinaJurado_597

tomada del eurocon2016

En el marco de EUROCON 2016, la escritora de ciencia ficción y fantasía, además editora,  Cristina Jurado (Más Ficción que Ciencia), presentó la situación de la literatura árabe de ciencia ficción-fantasía (aclarando previamente la dificultad de esbozar una distinción clara en estos países de estos dos tipos de ficción).

Los temas de ciencia ficción más abordados en estos países, según expone Jurado, son las distopías, el tema del Tiempo y Espacio (como subversivos de una visión religiosa arraigada) y lo que se puede denominar como “Futurismo del Golfo”, término acuñado por Sophia Al-Maria. Así mismo, la autora resalta el papel de las mujeres en este género en países árabes, contando con grandes escritoras como Noura al-Noman.

Este es el registro de la charla de Cristina Jurado sobre ciencia ficción árabe:

Edmundo Paz Soldán con Boris Greiff en el jardín botánico

17690690_10154294328145264_1777134059_n

Boris Greiff a la izquierda, Paz Soldán a la derecha.

 

 

El 31 de Marzo, en el jardín botánico de Bogotá, Boris Greiff (Ficciorama) sostuvo una charla con el escritor boliviano Edmundo Paz-Soldán quien ha cultivado el género de la Ciencia Ficción sin utilizarlo como una etiqueta o un empaque vació que se llena con temáticas concretas.  Este escritor, radicado en Estados Unidos, donde estudió literatura gracias a una beca que obtuvo por su desempeño en el fútbol, ha sido invitado a Bogotá con el fin de que escriba sus impresiones sobre la ciudad. Su última novela aborda el tema de las cárceles, basado en lo que ocurre en San Pedro, una prisión de Bolivia en donde los presos pueden vivir con sus familias en el consabido hacinamiento del sistema penitenciario que sufren muchos países del continente y, por ello, está tanteando la posibilidad de ir a alguna prisión de la capital de Colombia.

El diálogo giró en torno a la construcción de espacios geográficos ficcionales y, por ello, basculó entre Río Fugitivo e Iris; ambas ciudades son invenciones de Paz-Soldán aunque cada una de ellas obedece a un proyecto particular que las hace diferir entre sí.

Río Fugitivo surgió gracias a Onetti, García Márquez y Faulkner; el quería imitarlos y así urdió una ciudad que, al final, fue el germen de su nostalgia por Cochabamba, su lugar de nacimiento. Escribió un par de novelas ambientadas en ese contexto pero luego se embarcó en un proyecto de una ciudad no adscrita al orden realista y surgió Iris; una isla anclada en el futuro en donde hay un imperio que busca explotarla por medio de proyectos mineros a los que hay una insurrección por parte de los pobladores.

Parte de la construcción de mundos ficcionales se basa en la construcción de un concepto de realidad que, en el caso de Paz Soldán, se articula con escritores aparentemente disímiles como Dick y Borges; ambos indagan en torno a la naturaleza misma de la realidad aunque por áreas distintas pues en Borges se plantea desde la metafísica mientras que en Dick se erige una trama que descansa en los estados alterados de conciencia.

En esta sospecha en torno al sustrato de lo real está contenida la novela “Sueños digitales”. Este trabajo nació a partir de un libro de un historiador inglés que halló en un archivo de Stalin, fotos en donde algún personaje era borrado, quizá por haber culminado en Siberia o unos metros bajo tierra por atentar contra el régimen, de modo que quedaba el contorno vacío de un fantasma. Paz se preguntó por cómo un gobierno podría manipular las imágenes y, en su novela, aparece un diseñador que trabaja para el Estado con ese fin. Esto, además, lo relacionó con lo ocurrido en Bolivia con Hugo Banzer, un dictador de los años setenta que retornó al poder en los noventa mediante elecciones populares y  utilizó un retoque de su pasado  para convertirse en un ser casi angelical.

Paz-Soldán no se ha dedicado a replicar el lenguaje y los temas provenientes de la Ciencia Ficción anglosajona; ha construido un entramado de tradiciones que se cruzan y, por lo tanto, posibilita un encuentro entre Onetti y Gibson en la textura de sus palabras escritas. Este escritor boliviano aclaró, ante una pregunta emanada del público sobre la manera como trabaja con el género y lo transforma en una narrativa propia, que el pasaje social e histórico es fundamental en su trabajo.

 

Cosacos de la impotencia

Dedicado a Yeison Criptorquidia Gómez 

Hace daño la ternura, y si no pregúntenle al Criptorquidia, hombre entrado en carnes, de aproximadamente 30 años, a quien aún no se le recortan los testículos. El mañana será de los castratis o de los criptorquidios, especie ésta última elegida por los designios divinos para que se crea por siempre una juvenil rareza amasada por el amor de dios. 

yeisongomez

Y saber que este pequeño no tiene huevitas

Huyen los tibios a tierras menos gloriosas, incapaces de emprender la guerra contra el bastión de los diablos vergones. Esta tarea se le encomienda, por tanto, a los impotentes grandes de corazón. La punta de lanza es Yeison  Gómez. Seguido por una horda de ángeles exterminadores, todos ellos carentes de genitales, o en su defecto, con el sexo trunco y una determinación sin furia solo compromiso por el amor.

Cabe agregar que a muchos de ellos les gustaba usar la famosa tanga brasilera. La cual fulguraba gracias a ese elemento extraño que implica un pene pequeño sin testículos.

Los criptopunks se desvelaban tratando de hallar el código perfecto de la orquídea digital. Pero Yeison apuró un firewall que lo consagró como el criptonita más poderoso de las redes de Somalia.

Los comentaristas políticos de la época solían correr, más que por espanto, por incertidumbre, pues no podían entrar la magnitud de los nuevos monstruos de la bondad. Se agitaron las iglesias, los gobernantes decidieron abdicar, las actrices porno dejaron de implantarse senos para implantarse bolas, en los formularios de los aeropuertos apareció por fin el tercer sexo: Los ángeles.

La cancelación de los genitales se aproximaba. A nuestro rebaño tierno lo embargaba el júbilo de perderlo todo. Ya no existirían conflictos por algo tan pueril como una penetración mal lograda. No habría más reproches, solo besos con amor, como los amantes inocentes del osito dormilón.

Entonces los osos despertaron del verano y se tomaron las calles de Judea. Entretanto, en Betania, Criptorquidia ayudó a un buen samaritano. Quería ahorcarse y Gómez sin ton ni son le facilitó una soga y le ayudó con el nudo respectivo. Una vez el hombre manifestó el rigor mortis, con una incipiente erección de su pequeño miembro, Orquídeo soltó una carcajada de puros nervios, sabía que el hombre se encontraba en el paraíso en donde ya su miembro no daría más risa.

Ah vida loca la de Criptorquidia, pensar que la terminó clamando por su suicidio, ante una muchedumbre de fieles ángeles, entre los que se encontraba Kurt Cobain, que se reía como una hiena depresiva, y entre más risas más chutes, porque los fusiles se enfilaban cerca a la tienda en donde podría volarse los sesos, no solo una vez sino multitud de veces.

Cabe anotar que la doctrica de Criptorquidia, ha servido de fundamento pero para los más perfumados sonetos hechos por los ángeles que prorrumpen en el futuro. También debemos agregar que por primera vez en mucho tiempo la masturbación no formó parte de la santidad de estos pequeños. De lo que deducimos que son los testículos el principal problema que aúna la ansiedad.

  • Como propuesta programática para el plan quinquinal de Pléyades, sugerimos el corte limpio, mal llamada mutilación, de todo testículo.

Que afloren las orquídeas y su criptonita, porque llega pronto a sus locales de revista más cercanos, CRIPTORQUIDIO, el superhéroe que batió al sexo.

 

 

La Mecha de la cf mexicana contra Trump

hspudy2

Aunque Mecha se prononcia Meca, en este corto casi todos salen corriendo de Donald Trump, hasta su famosa mecha (excepto un  héroe) por eso he presentado así esta pieza de ciencia ficción que quiero compartir hoy con ustedes.  El título del corto es M.A.M.ÓN por abreviatura en inglés: Monitor Against Mexicans Over Nationwide pero también haciendo referencia al mamón de las mechitas. El género es MECHA, referido a robots gigantes de gran tamaño por lo general conducidos por un tripulante. Una especie de Evangelion (Aprovecho para saludar al corresponsal de El Universal de México que me entrevistó sobre esta legendaria serie para nunca publicar las respuestas. Gracias).

Disfruten el corte.

Más info, ahí tienen el link: www.aparato.tv

A %d blogueros les gusta esto: