Tag Archive | Sueños

Zumbidos. Por Nelson Barón

Por Nelson Barón

abeja

 

Como en broma, había regresado a ese trabajo de fotocopiador en la embajada de Cabo Verde en Colombia, una oficina diplomática de una nación que nadie en mi país siquiera sabía que existía. Esa mañana un punto borroso, negro y ligeramente movedizo se avistaba desde lo profundo de las últimos y deshabitados cerros orientales, pero estaba tan lejos que no le di mayor importancia; quizá el servicio meteorológico se pronunciaría sobre aquel fenómeno.

Antes de ingresar a la oficina me fui a almorzar solo, como me gustaba estar. Fui a un restaurante modesto al que había regresado después de diecisiete años, en donde un mesero me atendía con el máximo decoro como si yo fuera un hombre noble e importante en un almorzadero de pobres. Recordé que era el mismo mesero que me había traído muchas veces el mismo plato en aquella época, lucía más envejecido y portaba una cicatriz que le cubría la frente y le bajaba por la mejilla izquierda. El no me identificó.

Se levantó de la mesa vecina un señor de pelo corto, peinado de medio lado, de flaca contextura, con una corbata y traje gris con rayas café. Al observarlo con mucho detenimiento, recordé que era un compañero de bachillerato; aunque me reconoció, sospeché que no sabía nada de mí ni de lo que había sido de mi vida, aunque yo sí había tenido noticias de la desafortunadamente célebre carrera de abogado que el sujeto había adelantado y de los múltiples fraudes, estafas y estupros que había realizado.

En cambio yo tenía un trabajo que no resultaba importante ni imprescindible, cosa que me hacía feliz. Pese a que consideraba que tenía un buen contrato (ganaba poco pero trabajaba aún menos) no me había asomado por la oficina.

—Gusto en saludarlo, Mejas… ¡vea pues!… ¡Después de tanto tiempo! —dijo aquel mamarracho.

—No le extiendo las manos, pues, cómo verá, mantengo las salpulladuras de siempre.

Sentí su mirada de desprecio.

— ¿Qué es de su vida? —dijo.

— Nada nuevo, en una y otra cosa . ¿Y usted?

— Nada no muy diferente; siempre en la misma cosa (dije riendo y me imaginé a mi interlocutor en uno y otro robo, en uno y otro fraude, en uno y otro negocio metiendo gente inocente a la cárcel, pactando con sus amigos políticos, enemigos todos entre sí, dando clases en aulas ordinarias sobre temas tan infames y ordinarios como sus fechorías).

Leer Más…

Poema a Brock O’Hurn #diamundialdepoesía

POEMA A BROCK O’HURN DE JULIANCHIS

collagebrock

Por: Julián Andrés Marsella Mahecha

 

Dicen las malas lenguas que estás cincelado por el mismo Dios

serán las lenguas de fuego que dividen a los hombres

Y las malas lenguas nunca ha paseado por sus pectorales lisos como cola de bebé

tan virginal como mi trasero cuando recién ubiqué mis desdichas en los penes

dicen que eres el héroe perfecto porque te alejas del manido antihéroe que nos vendió la industria farmacéutica

porque no consumes ni una pizca de alcohol y jamás te drogas

y porque quieres a los perros sin imaginar algún retruécano de zoofilia

con ellos

A veces me pregunto:

¿será tu ano una cavidad? o, de tan perfecto ¿es este una lengua como la de los inmaculados dioses que se hicieron uno solo y se convirtieron en el brutal yavhé?

eres la personificación o perrificación que tanto chico y chica ha formado en sus sueños de necesidad de ternura

pero para mí eres un bulldog

con un pipí de los mil demonios

si ya el diablo fue un corderito bebé

¿acaso no puede ser un hermoso mastodonte que jamás ha fumado pasta base de cocaína?

no puedo negar que sueño con que tomes con tus manos tan grandes como las patas de un akita japonés, mi cintura, mientras me enculas como en las películas que solo vemos los viciosos

sé que estas palabras te parecerán subidas de tono y tú en el instaggram apareces como todo un caballero

no me tomes a mal, yo nunca fui una celebridad de las redes y tú nunca una criatura de Dios pero podemos entendernos si acaso hablamos un poco

Podemos hacernos amigos, tomarnos un tinto y, por qué no, entablar una amistad que sirva para que subas una foto a instagram, ya no abrazando a un perro sino a un alopésico mofletudo y marica como yo

un abrazo y un beso que denoten tu ternura y limpidez para con seres inferiores,

quizá un beso en mi pancita, roja por las alergias hipotecadas por la ingesta ansiosa de alcoholes de cualquier taxonomía

te preguntarán tus seguidores: Hola Brock, ¿te compraste un perrito? te ves lindo je je je

y tú contestarás, no es un perrito es Marsella

y dependerás de mí, para hacer crecer tu ternura, y para evitar ser solo tierno, deberás abrazarme con tu torso desnudo

y tus brazos hediendo a sudor

y yo aspiraré toda la ternura y la sensualidad de tus sentimientos

para acordarme de ti en las noches, mientras sigo fumando mariguana

y me planteo la posibilidad de matarme

 

La policia gorila llegó

y debo partir de tu mundo de fotos

la realidad me sigue persiguiendo

o mejor decir, las realidades se despliegan como abanicos

de Lokomia

y ventilan la imposibilidad de discernir sobre que suelo piso

y bajo qué estrellas me maldigo y te evoco

porque mis costumbres malsanas me alejan de tu perfección

me confieso ante ti Dios padre todopoderoso

y me prosterno para pedirte perdón porque si te tengo al frente, no te daría consejos

sino el aliento de mi trasero trajinado por tantas amarguras

corazón de piedra, corazón

corazón de piedra

 

Quisiera ser esa ola que lame tu cuerpo mientras te arrastra en esa corriente de perfección

que es tu existencia

 

y hacerte naufragar en los fluidos viejos de mis deseos

la solución de este amor puede ser un atentado

al aeropuerto donde aterrizan los besos

que llegan a tus tierras

una explosión que tenga como damnificados

a mi desvencijada entrepierna

y a la ausencia de tu bello púbico

ya lo ves don Brock tú tan perfecto y yo tan en banca rota o como se dice en ingles broke

 

Es el final de este poema y el comienzo de nuestro afecto

mi querido amigo

te encontré en instagram y ahora te pierdo en el instante

y cierro los ojos pero no puedo dejar de verte

siempre has de partir, pequeño pájaro

con tu pajarote, y yo me quedo en la tierra

viéndote con mi pajarito sin alas en la mano

sabiendo que no tengo la posibilidad de seguir tu vuelo

seré un gato

y tu mi exitosa búsqueda

 

Eres mi bien

al hacerme tanto mal

 

Feliz día mundial de la poesía, Brock O’hurn

tú eres el más alto poema de los maricas

 

Anime pura paja

0528a0e91c60a5f47b54c3869d8653939cf97e7e_hq

 

Que un soplo del castigo de Dios les alcance, gritarán: ¡desgraciados de nosotros éramos impíos!

Sura 21, versículo 47.

 

Yo siempre creí que el hentai más que arrecheras daba tristezas, pero cuando vi esto empecé a extrañar un par de tetas que asimilé como instrumentos del amor. Las chupé como ternerito que recién nace lo hace con la ubre de su mami, pero esos pezones se fueron a satisfacer bocas europeas. Yo me quedé en esta montaña incaica sabiendo que Manco Capac me había capado.

 

Este video tiene la particularidad que aparece a la entrada de los campos de concentración de los nazis. Cada cual tiene lo que corresponde.

 

Así es amiguitos. Cada uno de ustedes revivirá sus sueños más libidinosos, por lo tanto, los que los hacen despertar con más ganas de matarse. A sabiendas que sus genitales son pura ternura en un mundo lleno de fierros pornográficos.

 

 

 

Sueños de Robots en patrones de reconocimiento

robotread

Pero, ¿quién hubiera creído que había una faja no consciente bajo los surcos de un cerebro positrónico, una faja que no quedaba sometida al control de las tres leyes?

Isaac Asimov – Sueños de Robot

Existe una poética entre lo que las máquinas conciben como realidad dentro de un principio de identidad que se moldea según los patrones algorítmicos de las formas. Esta parece ser la sensibilidad del experimento del cineasta Timo Arnall en el que reúne varios metrajes de visiones de máquina para explorar la estética del ojo robótico. El resultado es una narrativa entre el sueño,  lo que Walter Benjamin llamaba “el inconsciente óptico” y la frialdad de un computo.

O (pues nadie mejor para comprender un robot que otro robot) como lo exponía Elvex en Sueños de Robot:

Vi que todos los robots estaban abrumados por el trabajo y la aflicción, que todos estaban vencidos por la responsabilidad y la preocupación, y les deseé que descansaran.

Robot readable world from Timo on Vimeo.

La ambición de Rosetta y la apoteosis de Chury Weimar

Philae_touchdown_mediumEn el colegio conocí a un muchacho muy humilde que contaba con  uno de los nombres más preciosos entre los mortales: Se llamaba Chury Weimar. Hoy lo volví a recordar tras el contacto entre la sonda Philae y el cometa  67p/Churyumov–Gerasimenko. Celebremos  Chury:  Tu nombre ha vuelto a resonar en la historia humana y en mi cabeza, como un balanceo.

Así como la piedra de la que toma el nombre, la importancia de la misión Rosetta radica en que a partir de ella podremos descifrar más las claves sobre nuestro origen y nuestro destino como especie. Esto es, le estamos haciendo ingeniería inversa a la Panspermia. Pero aún no comprendo el significado del nombre de mi amigo.

Momento del aterrizaje de la Philae en el astro que rememora el nombre de Chury Weimar:

Leer Más…

Bigotes, sueños y divorcios (crónica)

WP_20141104_004

Las soluciones jurídicas son la venganza Moctezuma y los divorcios ya no valen tanto: novecientos pesos mexicanos equivalen a sesenta y seis dólares con cuarenta y dos centavos. Lo costoso es el envejecimiento, la semejanza con un Pepe Grillo cantador de su silencio entre prostitutas de piel furiosa que lo ven como un rabino con senos de manatí. En México D.F las calles Europa y África están separadas por la avenida Pacífico y , a un costado de ella, aparece la oferta; los turistas, abundantes en el barrio Coyoacán, no se percatan, ni siquiera las parejas que entonan los cantos de la sexualidad fracasada y los deseos ocultos por gentes desconocidas. Quizá en las noches, cuando se tiren a dormir dándose las espaldas, sueñen con finales matrimoniales. Yo soñé una mujer con bigotes, una paisana de Stalin, pero no tenía el mostacho del soviético, ni siquiera el de Trotsky, semejaba el de Frida Kahlo (el Mickey Mouse mexicano); movía sus labios bajo la sombra de sus delgados pelos y emitía discursos en alguna plaza atestada de espíritus obreros dispuestos a degollar a cualquier troglodita que carezca de conciencia de clase. Me hubiera gustado más el bigote de Stalin o de Trotsky pero los lugares y sus cosas contaminan hasta tus sueños.

PERROS EN EL BRONX

Heidegger, el pastor del mundo

Heidegger, el pastor del mundo

PERROS EN EL BRONX

Por Pedro Sánchez Merlano

 Como dijo el coquero, te pensaré entre líneas.

 

A los perros les encantaba inhalar cocaína, su olfato exacerbado potenciaba los efectos del estimulante. Era la fórmula de amor perfecta para no ver soluciones a algo tan terrible como es vivir. Los pescados patrullaban la zona. Como todo policía, los pescados eran cadáveres de sueños que nunca pudieron verbalizarse. Los cantos de los gallos en el fondo de la gallera exclamaban cómo la soledad se acostaba en la mesa de cada uno de los habitantes del Bronx.

Picaflores Fernández se aprestaba a vender la última bicha de bazuco en la taquilla de Homero, su alegría consistía en que a punta de barbitúricos había logrado olvidar su amor. Y ahora en su cabeza solo reposaba los cálculos del bazuco que debía trocar por monedas.

Leer Más…

A %d blogueros les gusta esto: