Tag Archive | william burroughs

La introducción de Ballard al El Almuerzo Desnudo de Burroughs.

wp-image-254735315jpg.jpgHe comprado una nueva edición del Naked Lunch de Burroughs, solo por la introducción de Ballard. Esta introducción, aunque solo  ocupa  una página, vale la pena el libro. Quiero compartir con ustedes mi traducción de la misma:

 

INTRODUCCIÓN, por J. G. Ballard.

El Almuerzo Desnudo es un banquete que nunca olvidarás. Esta extraordinaria novela es un apocalipsis cómico, un viaje en montaña rusa hacia el infierno, un safari a la gente más extraña del planeta más extraño: nosotros mismos. Se dice de todas las obras maestras de la literatura que su genialidad reside en cada línea, y esto en ningún caso es tan cierto como en El Almuerzo Desnudo. Desde sus palabras iniciales estamos conscientes de que un mundo único – cómico, paranoico, visionario, delirante – nos está siendo revelados. Destellos de pesadilla, bizarros, como visiones de alguna ciudad exótica y decadente.  Solo después nos damos cuenta de que esta ciudad extraña es en la que vivimos en nuestras vidas cuando estamos despiertos.

De entrada, El Almuerzo Desnudo, está dirigido a dos temas relacionados: las drogas y el homosexualismo, en los cuales Burroughs es desaforadamente sincero. El paisaje de auroras subterráneas y hoteles baratos, la espera estúpida al siguiente pinchazo, y la aventura melancólica hacia una felicidad sexual siempre elusiva que describe el mundo en el que Burroughs transitó en los 50, en Nueva York, México y Tánger. Las drogas son la mercancía final, escribió Burroughs, que ve la adicción como parte de la conspiración global por los poderes regentes de nuestro mundo – los conglomerados de medios, las vastas burocracias políticas y comerciales, y una ciencia médica dirigida a la ganancia- quienes nos destinan a reducirnos como adictos totalmente dependientes, mientras nos prueban con la ilusión de un sexo transgresivo.

Leer Más…

β Σ |2 5 € ґ |< (Berzerker) encapsulado (relato)

Alguna vez escuché que la Libertad es un desgarre. O sea que es una violencia, algo en rompimiento. Si la teoría de cuerdas tiene razón entonces la realidad está compuesta por branas. Traspasar una dimensión es divorciarse de otra. Cada vez que pasamos de una brana a otra pasamos de una cárcel a otra. ¿Estamos destinados a la pérdida de la libertad y la única libertad posible sería la de escoger la forma en que queremos perder nuestra libertad?

“Alguna vez escuché que la Libertad es un desgarre. O sea que es una violencia, algo en rompimiento. Si la teoría de cuerdas tiene razón entonces la realidad está compuesta por branas. Traspasar una dimensión es divorciarse de otra. Cada vez que pasamos de una brana a otra pasamos de una cárcel a otra. ¿Estamos destinados a la pérdida de la libertad y la única libertad posible sería la de escoger la forma en que queremos perder nuestra libertad?”

β Σ |2 5 € ґ |< (Berzerker), escrito por Luis Cermeño, uno de los maestros de obra de esta casa invernal llena de goteras e inundada, ha sido publicado en la revista de ciencia-ficción Cosmocápsula. Los invitamos a que lean este escrito y demás trabajos que aparecen en el número 13, correspondiente al trimestre Abril-Junio de 2015; acá podrán ver el contenido. La marca interior que alude el texto se trastoca e una herida que formará parte de ese rictus inconsciente al que se lo denomina gesto.

Esperamos que disfruten de este bocatto: β Σ |2 5 € ґ |< (Berzerker)

La disciplina de Genesis P-Orridge x:

¿Qué pensás acerca de la heroína, que también mata a tantas personas?

genesis p orr

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para mí todos los que consumen drogas son estúpidos

Es otra técnica de control.

EVADOLFBRAUNHITLER1

Los gobiernos las hacen disponibles para mantener a la gente callada, de la misma manera que usan el entretenimiento y la televisión. Son lo mismo.

 

El rock oprime. Las drogas oprimen. El alcohol oprime. El tabaco oprime. La policía oprime. Todos los políticos oprimen. Todo el que tenga cualquier dogma es un opresor. Cualquier religión oprime.

Leer Más…

Canciones tristes de William Burroughs

300px-WilliamBurroughsCD

 

Todos los días nace una estrella pop, pero ninguna con una voz tan aterradora, como la crepitante garganta de William S. Burroughs.

Dead City Radio fue un álbum que grabó el viejo, acompañado de varios artistas, entre ellos Sonic Youth.

 

Posteriormente, Burroughs grabaría otro álbum junto a Kurt Cobain (leyendo el poema the priest that they called him)

También trabajó  con Tom Waits, en la música de la obra de ópera “The Black Rider” de Robert Wilson.

Leer Más…

LA MÁQUINA DE DOLOR DE LA BURROUGHS CORPORATION

Este cuento  salió publicado en la cuadragrésima sexta edición de FICCIORAMA (fanzine de producción quirográfica, reproducción mecánica y distribución repentina mensual),  dedicada al escritor William Burroughs, en  lo que constituye la  primera de tres entregas sobre el autor norteamericano.

El fanzine 46 completo se puede ver acá:

 

LA MÁQUINA DE DOLOR DE LA BURROUGHS CORPORATION

Por Luis Cermeño

 

Burroughs_Corporation_(logo_ca._1947)Un viejo marica me mira al otro lado del salón. Observa fijamente, con ojos crueles y penetrantes. Siento simpatía por los viejos maricas. Ahora actúo como una señorita virgen, y eso es reconfortante ciertas tardes en que me encuentro destrozado. A veces juego al difícil y me concentro en mi escritura. Siento su mirada recorrer mi carne blanda de joven envejecido no marica. Pero lo quiero confundir, levanto la vista de la máquina de escribir y le sostengo la mirada. Cuando ya no puede resistir las miradas se rinde con una leve mueca en su labio inferior y yo sonrío. Él sonríe algo avergonzado como un criminal. Así jugamos un par de veces, y siento lástima porque veo que el viejo marica sigue enfermo de deseo. Y el deseo parece ser un espíritu indomable que no considera el desgaste de los años. Pronto se sienta otro viejo marica a su lado. No tan viejo como el viejo marica, pero ciertamente viejo y ciertamente marica. El viejo marica sabe que éste viejo es presa fácil y sigue perdido ardorosamente ante la búsqueda de mis ojos. Me indigno al verlo sentado junto a otro viejo marica, recojo mis herramientas y no lo vuelvo a ver más. Me levanto y detengo frente al póster de un documento perdido de un hombre de mi edad, y le grito a la vieja puta de mi lado: ¡Qué muchacho tan simpático! Ella ríe y me pregunta si ese muchacho soy yo. No, río, mientras le contesto, sé que el viejo está escuchando, solo digo que ese joven es bien parecido. Sé que destruí al viejo con mi frío descaro y con un halo de insolencia me retiro para continuar la jornada de ventas. Vendo máquinas de dolor de la Burroughs Corporation.

Fundido en negro murmurando: ‹‹Hay un amante en cada esquina cruzando las galaxias heridas ›› — La muerte y la mentira — El medio en el que la vida animal respira no está en ese lugar sin alma — La visión de los dioses— ­Con una extraña criatura gimiendo a su lado — Willy el Uraniano El Niño de Metal Pesado — Navegamos, oh amigos míos, yo — salía de trabajo y emprendió la marcha — Ya estoy sobre la popa; vosotros, — de la selva. A cuatro hileras —Fastuoso frente que corta—: a la derecha Neil, el menor y más — El oleaje de rayos y de inviernos— NO TIENEN eso que llaman ‹‹oxígeno de las emociones›› — Ojos mercurianos — ¿Me estoy muriendo, mister? — Polilla extraterrestre — Una mañana él despertó en un Hotel verde — “Tengo que confesar que soy un pedacito de mierda”.

  Leer Más…

Acción de gracias de William Burroughs

call-me-burroughs-cover

Demos gracias por todas las macheras recibidas.

Las macheras vienen de lo macho que es todo; hasta la mariconería se hace macha cuando hace metástasis y el mundo completo se hace marica.

Agradezcamos por la marica Burroughs y sus oraciones emitidas con el tono de un maestro de ceremonias que vislumbra los finales tan mediocres y destructivos de nuestra especie.

Demos gracias por esta acción de gracias que hizo Billie en 1986.

Agradezcamos porque 1986 es igual a 2014 y, por tanto, William Burroughs aún vive para continuar enmaricando todo lo susceptible de ser marica y, a la postre, muy macho:

 

“Trata a la escritura como si fuera un Dios” es el mandamiento de Alan Moore

Alan Moore

Moore recuerda que cuando William Burroughs murió, J. G. Ballard dijo: “él es el último, verdadero, escritor, y nos deja con sólo una carrera de novelista”.

Esta fuerte crítica le sirve a Alan Moore para hacer la diferencia entre escritores de carrera, los que encontraron la fórmula comercial para sus libros, y los verdaderos escritores que siempre están en exploración de técnicas, de nuevas revelaciones. Pues para Moore, en cuanto alguien se detiene, está satisfecho con su trabajo, está muerto creativamente (El auto-corrector me pone: cretinamente… esas son fuertes palabras de la máquina, no de Moore, pero no por ello menos ciertas)

A %d blogueros les gusta esto: